¿Estás pensando en visitar Wadi Rum en tu viaje por Jordania? ¡No me extraña! Dicen que es el desierto más bello del mundo y, después de haber estado, me lo creo. Sus colores, sus paisajes, sus dunas, sus gargantas, sus atardeceres, su noche estrellada… ¡Lo hacen mágico!

Toda esta combinación natural evoca la sensación de estar en otro mundo. De hecho, el desierto de Wadi Rum es conocido como el “Valle de la Luna” por su aspecto rocoso, sus montañas de granizo y arenisca y sus arenas rojizas, que crean un paisaje parecido a la superficie de la luna.

En esta imagen, una persona está sentada en una roca, contemplando un paisaje desértico en Wadi Rum. El cielo azul claro se extiende sobre formaciones rocosas imponentes que emergen del suelo arenoso. La persona viste una prenda blanca y lleva un pañuelo rojo y blanco en la cabeza. Las sombras proyectadas por las rocas añaden contraste al escenario. Es un lugar solitario y majestuoso, donde la naturaleza muestra su belleza árida y serena.
Visitar Wadi Rum: Montañas y formaciones rocosas del desierto

Sin duda, es un lugar de cine. Y, además, de cine de verdad. Varias producciones cinematográficas han aprovechado su belleza natural para rodar en él. Al visitar Wadi Rum estarás en el escenario de distintas películas como Lawrence de Arabia, Red Planet, Transformers: Revenge of the Fallen, Star Wars, Prometheus o The Martian. Una de las últimas y que, por cierto, a mí me encantó es Aladdin de Disney. En esta película de 2019, protagonizada por Will Smith, se usaron los paisajes exóticos y mágicos de Wadi Rum para representar la ficticia ciudad de Agrabah. ¡Y quedó espectacular! Échale un vistazo si tienes tiempo.

Y ahora… ¡al lío! Si vas a Jordania, no puedes marcharte sin ver el desierto más bello del mundo y disfrutar de la paz y la calma que se respira en él. Así que en este artículo, te hablo un poquito más de la historia de Wadi Rum y te cuento cómo visitarlo, qué ver en él y cómo puedes hacer esta excursión en Jordania.

¿Dónde está Wadi Rum y cómo llegar?

Wadi Rum se encuentra en el sur de Jordania, a 58 kilómetros de la ciudad costera de Áqaba. Al ser Jordania un país pequeño, los trayectos no son muy largos. Queda a unas cuatro horas en coche de Ammán, a una de Aqaba y a una y media de Petra.

Si no cuentas con coche de alquiler, puedes visitar Wadi Rum de distintas maneras:

  • Desde Ammán: Puedes llegar en autobús. La compañía JETT hace trayectos diarios hasta Wadi Rum desde las estaciones 7th Circle y Abdali de Ammán. El precio del billete está en 20-30 JOD. Si lo prefieres, puedes tomar un taxi y acordar un precio con el conductor, aunque son 320 kilómetros y puede salirte muy caro. El trayecto ronda los 140 JOD.
  • Desde Áqaba: También puedes llegar en autobús. El trayecto dura poco más de una hora y cuesta 15 JOD. Si no te convence el autobús, puedes tomar un taxi. El recorrido es mucho más corto que desde Ammán, unos 60 kilómetros, y está en 35-40 JOD.
  • Desde Petra: Pasa un autobús de la compañía JETT al día desde Petra hasta Wadi Rum. Es una hora de trayecto y el billete también cuesta 15 JOD. Si no, puedes coger un taxi o un conductor privado. Los precios en Uber y Careem por este trayecto son entre 45 y 50 JOD.

Por aquí te dejo el enlace con los horarios de los autobuses.

Wadi Rum está controlado y protegido. Cualquier vehículo y guía debe estar organizado y aprobado por el Centro de Visitantes. Además, para entrar hay que tener una reserva en alguno de los campamentos de la zona o haber comprado un tour. Por tanto, si vas en coche de alquiler, deberás dejarlo en la entrada del pueblo de Wadi Rum, ya que no puedes entrar con él al desierto. Rum es un pueblo pequeño donde viven las familias beduinas, encargadas de los campamentos en el propio desierto. Normalmente, los alojamientos ofrecen servicio de recogida.

La entrada al desierto está incluida en el Jordan Pass. Si no lo tienes, tendrás que pagar 5 JOD. Pese a ello, no podrás visitar Wadi Rum por libre. Tendrás que hacerlo obligatoriamente acompañado de un guía.

¿Cuándo visitar Wadi Rum?

A ver… yo visité Wadi Rum en septiembre y hacía mucho calor (unos 35 ºC). De todos modos, lo disfruté muchísimo. Fue cuestión de hidratarme bien y protegerme del sol.

Si quieres hacerlo en el momento más óptimo, debes saber que la temporada alta en Jordania es en primavera y en otoño, con máximas de 30 ºC y mínimas de 15 ºC por el día. En invierno, las temperaturas pueden llegar a estar bajo cero.

Un poquito de historia de Wadi Rum

Wadi Rum ha sido habitado desde tiempos prehistóricos y muchas de las civilizaciones que estuvieron en él dejaron su impronta en el desierto. Hoy, la mayor parte de la población está formada por beduinos (nómadas del desierto).

Si te digo la verdad, yo fui a Wadi Rum muy poco informada y sin contexto alguno. Recuerdo que el guía no paraba de hablar de los nabateos y yo pensaba “Madre mía… no me entero de nada. ¿Pero los nabateos no estaban en Petra?” 🤔. Mi cara debía ser un poema porque el pobre guía no paraba de repetirme las cosas para ver si me enteraba. Así que cuando conseguí wifi, me puse a buscar un poquito de info, ya que pasé una mañana sin poder ubicar ni contextualizar nada de lo que me estaba contando.

Para que no te pase a ti lo mismo, te dejo por aquí cuatro apuntes sobre la historia de Wadi Rum 👇

  • Prehistoria: Wadi Rum ha sido habitado desde tiempos prehistóricos, con evidencias de asentamientos que datan del 4500 a.C. Entre ellas, se incluyen petroglifos, grabados rupestres en rocas.
  • El Reino Nabateo: Los nabateos, una tribu nómada beduina, estuvieron en el desierto desde el siglo IV a.C. hasta el II d.C. Establecieron su centro comercial en Petra y tomaron el control de Wadi Rum. El desierto se convirtió en una ruta clave para el comercio con Arabia Saudita, facilitando el intercambio de especias, seda, incienso y perfumes.
  • El Imperio Romano: El reino nabateo se anexó al Imperio Romano en el 106 d.C. Los romanos también utilizaron Wadi Rum como parada en sus rutas comerciales desde el Mar Mediterráneo hasta el Mar Rojo, contribuyendo al comercio de especias, incienso y perfumes. Después, Jordania formó parte del Imperio Bizantino durante varios siglos y estuvo gobernada por los Gasánidas, una dinastía árabe cristiana.
  • La Conquista Islámica: En el siglo VII, los Omeyas, el primer imperio musulmán, tomaron el control de Oriente Medio, y las tribus beduinas adoptaron la lengua árabe.
  • T. E. Lawrence, la Primera Guerra Mundial y la Rebelión Árabe: Durante el periodo de la Primera Guerra Mundial (1916-1918), la Revuelta Árabe buscó la independencia de Arabia, Siria, Palestina, Líbano, Irak y Jordania del Imperio Otomano.
    T.E. Lawrence, asesor militar británico del Emir Faisal (comandante de las tropas árabes), estableció su base en Wadi Rum y reclutó tribus beduinas para luchar contra los otomanos. De hecho, Wadi Rum fue el escenario de varias batallas.
    Aunque la revuelta debilitó el frente otomano, el pueblo árabe no consiguió la independencia unificada que quería. En el Acuerdo McMahon-Hussein de 1916, los británicos prometieron el apoyo a la independencia árabe a cambio de la revuelta contra los otomanos. Sin embargo, los Acuerdos Sykes-Picot secretos entre británicos y franceses, también en 1916, planeaban la división del Medio Oriente en esferas de influencia británica (Palestina, Irak y Transjordania) y francesa (Siria y Líbano) después de la guerra, traicionando en parte las promesas hechas a los árabes. La independencia de Jordania no se logró hasta 1946.
  • Wadi Rum como Patrimonio Cultural y Turístico: En el siglo XX, Wadi Rum fue reconocido por su potencial turístico, atrayendo inversiones gubernamentales. Actualmente, ofrece diversas actividades turísticas, incluyendo campamentos, visitas a ruinas históricas, excursiones en jeep y paseos en globo. Además, el desierto también es el hogar de tribus beduinas que preservan tradiciones y participan activamente en la gestión del turismo.
  • En 2011, Wadi Rum fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

¿Cómo es el tour en 4×4 para visitar Wadi Rum?

En este apartado, voy a contarte cómo fue la dinámica de mi experiencia al visitar Wadi Rum, sin entrar en detalles de los puntos principales que hay que ver en el desierto. Eso te lo cuento más abajo.

De todas las opciones disponibles, yo escogí el tour en 4×4 por Wadi Rum de dos días y dos noches. Es de esa de la voy a hablarte en este artículo. Las otras desconozco cómo son. Sé que en el desierto se ofrecen excursiones en las que vas en camello, pero la verdad que me parece poco ético montar animales y explotarlos así. Así que no voy a ser yo quien te la recomiende.

Yo contraté la excursión desde Madaba. Había estado buscando por Internet y las opciones disponibles me parecían muy caras, quizás porque lo iba a reservar con tres días de antelación. Así que me puse a hacer networking por la ciudad y, después de preguntar en todos lados, me pasaron el contacto del que sería mi guía en una tienda de souvenirs. Sí, como lees, en una tienda de souvenirs. Preguntando se llega a Roma dicen.

Íbamos mi amiga y yo y el tour que nos ofrecían era de 70 JOD por persona por dos días de tour en 4×4, una noche de acampada (acampada real con tienda de campaña) en medio del desierto y una noche en uno de los campamentos de Wadi Rum. De todas las opciones que habíamos visto, nos pareció la más razonable y la más asequible también. Así que aceptamos.

Creo que el precio era bastante ajustado porque estábamos en temporada baja. De hecho, cuando llegamos al desierto, no había prácticamente visitantes en ninguno de los puntos que fuimos a visitar.

En mi caso, fui a Wadi Rum desde Wadi Musa, la ciudad que se ubica al lado de Petra. Fue una hora y media de trayecto en autobús hasta el pueblecito de Rum. Allí nos recogió Ibrahim, nuestro guía beduino.

Se presentó y nos llevó a su casa, donde conocimos a su familia y dejamos nuestras mochilas. Después de estar un ratito con ellos, nos montamos en el Toyota de Ibrahim y empezamos la ruta de este primer día por Wadi Rum.

Plano general de Wadi Rum. En esta imagen, un vehículo todoterreno blanco está estacionado en el  desierto. Las formaciones rocosas marrones y erosionadas emergen de la arena, destacando contra el cielo azul claro sin nubes. Una persona está de pie junto al vehículo, aunque no se pueden identificar detalles específicos sobre su identidad o emociones debido a la distancia. En el horizonte, se vislumbran montañas distantes, añadiendo profundidad a la escena.
Visitar Wadi Rum: Paisaje del desierto

No sé si en todos los casos es así, pero creo que tuvimos mucha suerte con el guía que nos tocó. Fue súper agradable en todo el recorrido. Animaba muchísimo la excursión, nos explicó muchísimas cosas realmente interesantes sobre el desierto y las civilizaciones que habían pasado por allí, nos hizo un montón de fotos y nos llevó a todos lados. Incluso, nos enseñó a hacer jabón con plantas y a preparar té en medio del desierto.

Chica haciendo té en el desierto con una tetera y una pequeña hoguera.
Visitar Wadi Rum: Preparando té en el desierto

Tengo que decirte que esta experiencia fue lowcost. El coche era muy muy antiguo y nuestro guía solo tenía una cinta de música. Dormimos en una tiendecita en medio del desierto y el campamento no era un pasote, como los que se ven en Internet. Pero oye, la experiencia fue súper completa. Ibrahim nos llevó de aquí para allá y de allá para aquí y nos dio mucha conversación durante todos los trayectos.

Por aquí te dejo una foto de nuestro campamento para que te hagas una idea.

Una vista tranquila de un campamento en el desierto de Wadi Rum al atardecer, con tiendas de campaña blancas dispuestas ordenadamente, montañas majestuosas en la distancia y el cielo suavemente iluminado por los primeros rayos del sol. El campamento está tranquilo y deshabitado en este momento.
Visitar Wadi Rum: Desert Camp

Durante la mañana de este primer día, pudimos disfrutar de paisajes preciosos. La arena rojiza de Wadi Rum, las formaciones rocosas y los cañones crean un escenario espectacular. La verdad es que todo es tan bonito que, a veces, te sientes hasta abrumado y no sabes para donde mirar.

Un vehículo todoterreno blanco se encuentra estacionado en Wadi Rum, con formaciones rocosas imponentes a ambos lados y montañas en la distancia bajo un cielo azul claro. El entorno es un desierto árido con terreno arenoso y rocoso, salpicado de piedras pequeñas. Grandes formaciones rocosas marrones se elevan a ambos lados de la imagen, proyectando sombras sobre el desierto. En la distancia, se pueden ver más montañas o colinas bajo un cielo azul despejado. La luz del sol ilumina brillantemente el paisaje, creando un contraste marcado entre las áreas iluminadas y sombreadas.
Visitar Wadi Rum: Tour en 4×4 por el desierto

Lo primero que hicimos fue ir a una zona en la que hay arena amarilla y arena roja. Creo que el guía creyó que no lo captaba y para hacérmelo entender, escribió mi nombre para que viese la diferencia entre las tonalidades 😂.

Paramos a almorzar. Nuestro guía nos preparó la comida en medio del desierto y, después de comer y descansar un poquito, seguimos visitando lugares hasta llegar a unas dunas desde las cuales disfrutamos de una puesta de sol espectacular. Te diría que es uno de los atardeceres más bonitos que he visto nunca.

Atardecer en Wadi Rum. El sol brillante se pone Wadi Rum, proyectando largas sombras y resaltando las ondulaciones de las dunas arenosas. Las montañas distantes forman una silueta tranquila contra el cielo que se desvanece. El entorno es un desierto árido con terreno arenoso y rocoso, típico de una región desértica. No hay signos de vida vegetal o animal visible; es una escena tranquila y desolada pero hermosa.
Visitar Wadi Rum: Atardecer en el desierto

Cuando empezó a oscurecer, volvimos a la casa de Ibrahim y cenamos con su familia. Nos prepararon una cena súper completa y que estaba riquísima. Al acabar, volvimos al Toyota y nuestro guía nos llevó a acampar en medio del desierto, en una tienda de campaña. ¡Fue una pasada ver el cielo estrellado desde Wadi Rum! Al carecer de contaminación lumínica, las estrellas más débiles también son visibles, lo que crea un espectáculo celestial impresionante. De hecho, es uno de los cielos más estrellados que he visto.

Al despertar, rebozadas en arena, vimos un amanecer precioso.

Amanecer en Wadi Rum. Un paisaje desértico con formaciones rocosas que proyectan sombras largas bajo un sol brillante.
Visitar Wadi Rum: Amanecer en el desierto

Desayunamos y fuimos al campamento donde dormíamos esa noche a dejar nuestras cosas. Pudimos ducharnos y nos fuimos de nuevo a recorrer el desierto. Pasamos todo el día viendo distintos puntos hasta el atardecer. ¡Ese día pudimos ver camellos en libertad y montarnos en varios arcos de piedra! Fue una experiencia muy bonita.

En la imagen, un camello camina solo en Wadi Rum. El suelo del desierto es arenoso y de color marrón claro, con algunas piedras pequeñas dispersas. En el fondo, hay grandes formaciones rocosas estratificadas que son marrones y tienen muchas capas visibles. El cielo es azul claro y despejado sin nubes visibles. La sombra clara del camello en el suelo del desierto indica la presencia de una fuente de luz brillante.
Visitar Wadi Rum: Camellos en libertad
Arco de Wadi Rum. En la imagen, una persona está de pie en la base de un imponente arco de roca natural. El arco, de color amarillo claro, muestra las marcas naturales de la erosión y tiene una textura rugosa. La persona se encuentra a la sombra del arco, lo que proporciona una escala para apreciar su tamaño masivo. El cielo azul claro y despejado de fondo contrasta con la intensa luz solar que ilumina el arco y el terreno circundante, creando sombras marcadas.
Visitar Wadi Rum: Arcos y formaciones rocosas del desierto

Por la noche fuimos al campamento y cenamos zarb, una especie de carne a la barbacoa beduina que se elabora y cocina en un agujero excavado en la arena, que funciona como un horno natural. En este proceso, se enciende carbón en el agujero, y luego se introduce una estructura metálica con varios niveles, repleta de verduras. Una vez colocados los ingredientes, se cubre todo con una alfombra para retener el calor, creando así un ambiente de cocción único. ¡Estaba delicioso!

La verdad es que fue todo un acierto visitar Wadi Rum durante dos días completos. Pudimos ver muchos rincones preciosos del desierto, más allá del recorrido típico que se hace en el tour de un día.

Por la mañana, nos despedimos de Wadi Rum con muchísima pena. Ibrahim nos llevó de nuevo a Rum para tomar un taxi. Esta vez, para ir a Aqaba.

¿Qué ver y hacer en Wadi Rum?

Sin duda alguna, Wadi Rum es un destino ideal para excursionistas, aventureros, escaladores y amantes de la naturaleza. El lugar tiene muchísimos rincones preciosos que seguro que te encantarán.

Por aquí te dejo algunos de los lugares que incluyen los tours por Wadi Rum 👇

Inscripciones nabateas de Anfaishiyya

Las inscripciones de Anfaishiyya son petroglifos, grabados nabateos que servían para marcar rutas, identificar caminos, marcar puntos de agua, zonas de caza y evitar que los viajeros se perdieran. Se encuentran en perfecto estado de conservación. En Wadi Rum, hay más de 20.000 repartidas por toda la zona.

Inscripciones de Wadi Rum. La imagen muestra una roca de color marrón con grabados antiguos en su superficie. Los grabados representan animales, que podrían ser camellos.   La textura de la roca es rugosa y los grabados son de un color más claro que el fondo oscuro de la piedra.
Visitar Wadi Rum: Inscripciones nabateas

Mushroom rock

Creo que poca explicación necesita este punto. Es una roca gigante con forma de champiñón, como su nombre indica. Realmente, poco hay que hacer en ella, además de hacerte alguna foto diver.

Mushroom de Wadi Rum. La imagen muestra una formación rocosa inusual en primer plano, que se asemeja a un hongo debido a su parte superior ancha y su base más estrecha. Esta roca está ubicada en un paisaje desértico con suelo arenoso de color rojo y otras rocas más pequeñas dispersas alrededor. En el fondo, se pueden ver varias formaciones montañosas bajo un cielo azul claro con algunas nubes dispersas. La iluminación es brillante. No se observan organismos vivos ni estructuras hechas por el hombre en la imagen; es un entorno natural y sereno.
Visitar Wadi Rum: Mushroom rock

Khazali Canyon

Este cañón sin salida alberga una estrecha garganta de 100 metros de largo, que divide la montaña de granito. Si sigues caminando, encontrarás los restos de una presa nabatea. Justo arriba de las escaleras de la entrada, hay inscripciones antiguas del siglo 350 a.C. con figuras de camellos, personas y rituales.

Imagen de Khazali Canyon. La imagen muestra un árbol verde y frondoso en primer plano, creciendo en la base de una imponente formación rocosa de color rojo oscuro. Las intrincadas capas y texturas de la roca se elevan hacia un cielo nublado. No hay presencia de vida animal visible ni elementos hechos por el hombre en la imagen
Visitar Wadi Rum: Khazali Canyon

Gran duna roja

La gran duna roja es otro de los puntos que ver en Wadi Rum. Se trata de una montaña enorme de arena roja y cuesta bastante subirla. Son 400 metros de altura. Recuerdo que se me hundían los pies en la arena. Desde arriba, hay unas vistas preciosas al desierto.

Gran duna roja de Wadi Rum. En la imagen, una persona está de pie en una duna de arena, observando las formaciones rocosas que se elevan en la distancia bajo un cielo azul claro. Las dunas de arena son suaves y onduladas, con huellas visibles donde la persona ha caminado. Las formaciones rocosas al fondo son masivas y tienen una textura áspera, con tonos marrones claros y oscuros mezclados. El cielo sin nubes indica un día soleado y despejado.
Visitar Wadi Rum: Gran duna roja

Little Bridge o Rakabht al-Wadak

En Wadi Rum encontrarás distintos arcos rocosos. Uno de ellos es el Little Bridge, que destaca por su accesibilidad y tamaño modesto. Es más pequeñito que otros que verás durante el tour. Solo mide cuatro metros. Subir es muy sencillo y tendrás una vista panorámica del desierto bien bonita. ¡Mucho cuidado al bajar!

Al cruzarlo, lo mejor es hacerlo en turnos para preservar la integridad de la estructura natural. Estos puentes, a pesar de su apariencia sólida, son delicados y es preferible no arriesgarse demasiado.

Roca en forma de arco en Wadi Rum. El arco, robusto y erosionado, muestra estrías y capas que revelan su historia geológica. A través de este arco natural, se vislumbran montañas distantes, añadiendo profundidad al paisaje. El cielo azul claro, adornado con nubes esponjosas, ilumina suavemente la escena, realzando los cálidos colores de las rocas y el terreno circundante. Es un lugar imponente y mágico, donde la naturaleza ha esculpido una obra maestra en piedra.
Visitar Wadi Rum: Little Bridge

Umm Fruth Arch

¡Seguimos con los arcos! Ahora para ver a Umm Fruth, el puente más visitado del desierto. Mucho más grande que el anterior y de roca blanca y brillante. Según nos contó Ibrahim, normalmente concentra muchísimos turistas que esperan para subir, aunque cuando yo fui no había nadie. Se puede subir hasta arriba desde la parte derecha de la montaña, escalando un poquito y con muchísimo cuidado.

Umm Fruth Arch. La imagen muestra una formación rocosa impresionante en el desierto de Wadi Rum. Las rocas tienen tonos cálidos de marrón y están erosionadas, dando lugar a formas interesantes y una apertura arqueada entre dos grandes formaciones. El cielo es parcialmente nublado. No hay presencia de vida animal visible ni elementos hechos por el hombre en la imagen.
Visitar Wadi Rum: Umm Fruth Arch

Los Siete Pilares de la Sabiduría

Es la montaña más famosa de Wadi Rum por su cercanía al Centro de Visitantes. Su nombre se debe al libro escrito por T. E. Lawrence de Arabia que, como te he comentado antes, fue el arqueólogo y oficial que dio a conocer el desierto en Occidente y que tuvo un papel clave en la Rebelión Árabe de 1916 contra el imperio otomano.

En Wadi Rum bajo un cielo azul claro, una imponente formación rocosa se alza majestuosamente. Sus capas estratificadas revelan la historia geológica de millones de años. El terreno árido y rocoso está salpicado de pequeñas piedras y arbustos dispersos. Un sol radiante proyecta sombras nítidas sobre la superficie. Un solitario camino de tierra serpentea hacia la formación rocosa.
Visitar Wadi Rum: Siete Pilares de la Sabiduría

Abu Khashaba Canyon

Otro de los cañones de Wadi Rum. Se tardan 20 minutos en atravesarlo tranquilamente. Es bastante estrecho, pero muy bonito. Yo no encontré a nadie en el camino y fue un paseo muy agradable. Al final del camino, hay una duna gigante en la que podrás hacer sandboarding, si te apetece.

La casa de Lawrence

¡Un poco más de T. E. Lawrence! Y es que todavía se conservan varios muros de lo que había sido su hogar en el desierto. Aunque, mucho antes de que llegara Lawrence, los beduinos se refugiaban del viento y de los bandidos en esta estación nabatea. Si subes a la parte de atrás de la montaña, encontrarás unas vistas preciosas del desierto.

La Casa de Lawrence en Wadi Rum, también conocida como Beit Ali, es un lugar icónico en este impresionante desierto jordano. Esta casa, construida sobre estructuras nabateas y romanas, se encuentra en una ciudad de la Antigüedad tardía. Su imponente arquitectura de basalto contrasta con el paisaje arenoso y rocoso que rodea el área.
Visitar Wadi Rum: Casa de Lawrence

El manantial de Lawrence

Esta fuente también lleva el nombre de Lawrence por la famosa película que se rodó en 1962. Es un manantial que brota en la mitad de una montaña. No es muy espectacular (es un chorrito de agua muy fino) y para verlo tienes que trepar por las rocas. Lo que sí es bonito son las vistas. En la parte de abajo, hay una roca con petroglifos nabateos, ya que era utilizada como punto de parada en las rutas entre Arabia y Siria.

Por aquí te dejo una foto de las vistas tan bonitas que se ven desde aquí.

En esta imagen, se aprecia un vasto paisaje desértico con montañas rocosas en el fondo. El cielo está despejado y de un azul claro. Cerca de la base de las montañas, hay un grupo de personas y varios vehículos, incluyendo coches y autobuses, dispersos en la arena. Las sombras proyectadas sugieren que es a media mañana o a media tarde. La arena es de color claro con tonos anaranjados, típicos de un desierto. Es un día soleado y tranquilo.
Visitar Wadi Rum: Manantial de Lawrence

Burdah Canyon

Y acabamos esta lista con otro cañón precioso, que tiene en medio dunas de arena con tonalidades más claritas que las del resto del desierto. Es muy amplio, pero no tiene salida. Así que te tocará volver cuando llegues al final del camino.

No te marches de Wadi Rum sin darte un buen revolcón en la arena, correr, rebozarte y hacerte alguna foto bonita. La zona es muy fotogénica, así que excusa no te falta para ponerte a posar.

Consejos para visitar Wadi Rum

Aquí te dejo algunos consejos que debes seguir para visitar Wadi Rum y evitar accidentes y contratiempos 👇

  • Si duermes en Wadi Rum, llévate ropa de abrigo. Por la noche, la temperatura baja muchísimo y puedes coger frío.
  • No te desesperes con la cobertura. No hay, es casi inexistente más allá del Centro de Visitantes. Pero oye… ¡No es el fin del mundo! Aprovecha para desconectar del teléfono y conectar con el desierto más bello del mundo.
  • A mí no me faltó comida en ningún momento del tour. Nuestro guía se ocupó de que nuestros estómagos estuvieran llenos en todo momento. Pero debes saber que cuando entres a Wadi Rum, más allá del pueblo, no podrás encontrar ninguna tienda para comprar comida. Por lo tanto, si eres una persona que come mucho o muchas veces al día, lo mejor es que compres algunos refrigerios antes de ir hasta el desierto.
  • Lleva gorra o un palestino para cubrirte la cabeza, bálsamo labial, protector solar y gafas de sol. Es un desierto. Por lo tanto, no hay muchos lugares con sombra, el aire es muy seco y por el día hace muchísimo calor. ¡Protégete!
  • Lleva botas de trekking o zapatillas de deporte para poder caminar y escalar (si es que quieres hacerlo, claro).
  • También deberías llevar chanclas por si te da el subidón y quieres ponerte a caminar por las dunas o por la arena.
  • Si vas a pasar una noche acampando en el desierto, llévate una batería portátil contigo. Si no, lo más probable es que no tengas batería al día siguiente. Obviamente, in the middle of nowhere no hay enchufes.
  • No puedes hacer fotos a los beduinos, si ellos no te dan su permiso. ¡Sé respetuoso con los locales de la zona!
  • Déjalo todo en su sitio. No cojas plantas, rocas, arena, leña
  • Mantén las zonas por donde te muevas limpias. Acumula la basura que vayas generando durante el día en una bolsa y tírala en un contenedor al llegar al campamento. ¡No la dejes en el desierto!

Esto es todo lo que puedo contarte de esta experiencia tan bonita. Espero haberte podido orientar un poquito y haberte animado a visitar Wadi Rum. Si tienes alguna duda, puedes dejarme un comentario por aquí abajo.

¡Muchas gracias por leerme!

Categorías: AsiaJordania

Iria

¡Hola! Mi nombre es Iria y soy de Barcelona. Soy periodista y hace unos seis años descubrí el placer de viajar. Desde entonces no he parado quieta. Lo hago siempre que puedo. Hace seis años que el marketing digital es mi sector profesional. Pero, sin duda alguna, la parte que más me gusta de mi trabajo es la creación de contenidos porque me encanta escribir, informarme, comunicar, estructurar artículos, ilustrarlos con fotografías y un largo etcétera. ¡Espero que mis artículos te sean de ayuda!

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *