Imagino que si estás por aquí es porque quieres saber qué puedes ver en la Ciudadela de Ammán y me alegro mucho de que te hayas decidido a visitarla. Ammán suele ser una zona de escala a otros puntos de Jordania como Petra o Wadi Rum. De hecho, normalmente, los paquetes de viajes en Jordania no contemplan la visita a la capital. Sin embargo, a pesar de parecer algo caótica y desordenada, en ella hay alguna joyita que debes visitar. Y una de ellas es la Ciudadela de Ammán.

Ubicada en la zona más alta de la ciudad, se ha convertido en el mayor atractivo turístico de la ciudad. Y es que hay mucho que ver en la Ciudadela de Ammán. Por la colina Jabal al-Qal’a han pasado un sinfín de civilizaciones (asirios, griegos, personas, babilonios, romanos, musulmanes, otomanos…) que han dejado su huella en la Ciudadela. De hecho, los primeros asentamientos se sitúan en el Neolítico.

Ciudadela de Ammán. En la imagen aparecen las ruinas del Templo de Hércules, compuestas por varias columnas con capiteles corintios.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Vistas a la Ciudadela

Además, visitarla te llevará poco tiempo y te irás muy satisfecho. Solo por las vistas que ofrece, vale la pena subir a verla.

En este artículo, te cuento qué ver en la Ciudadela de Ammán y todo lo que necesitas saber para preparar tu visita e ir lo más informado posible.

7 datos históricos sobre Ammán

Antes de empezar, déjame que te dé cuatro apuntes de la Ciudadela de Ammán. Sus orígenes se remontan a la Edad del Bronce. Desde ese momento, ha sido testigo de la presencia de diversas culturas de manera casi continua. Así que siendo clara… es imposible concentrar toda su historia en unos cuántos párrafos, pero por aquí te dejo algunos datos históricos que pueden servirte de contexto una vez estés pululando por allí.

  • La historia de Ammán se remonta a más de 8500 años atrás, durante el Neolítico, cuando se establecieron los primeros asentamientos en la región.
  • En la Edad del Hierro, Ammán era conocida como Rabat Amón. Fue la capital del reino de los amonitas, una antigua civilización semita que prosperó desde el siglo XII a.C. hasta el 585 a.C. Este periodo estuvo marcado por los conflictos con Israel. Según la Biblia, el rey David, gobernador de Judá e Israel, acabó tomando la ciudad de Rabat Amón.
  • Después del declive de los amonitas, Ammán estuvo bajo el dominio de diversas civilizaciones, incluyendo asirios, babilonios, persas, griegos y nabateos. Durante el Reino Ptolemaico, la ciudad cambió su nombre a Filadelfia en honor al gobernador Ptolomeo II Filadelfio. Este reconstruyó la ciudad y la bautizó como Filadelfia, que significa “ciudad del amor fraternal” en griego antiguo.
  • Los romanos también dejarán su huella en Ammán. Ya siendo Filadelfia, en el siglo II ac, la ciudad pasará a ser parte del Imperio Romano como una de las diez ciudades libres de la Decápolis con lealtad a Roma. Durante este periodo, Filadelfia se convirtió en una parada importante en varias rutas comerciales que atravesaban el Mar Mediterráneo y seguían hacia India y China, así como hacia el norte y el sur. La prosperidad resultó en un auge arquitectónico. En esta etapa, se construyeron edificios muy característicos de la ciudad de hoy como el Teatro Romano o el Odeón.
  • En el año 324, se impuso el cristianismo como religión imperial y Filadelfia pasa a ser sede episcopal. Esta etapa acabará con la expansión del islam en el año 635. El Imperio Bizantino de Heraclius se enfrentó a los árabes en el río Yarmuk, pero perdió la batalla. La victoria consolidó la presencia musulmana. En este periodo, a Filadelfia se le da una versión de su primer nombre semítico, “Amman”. La ciudad siguió prosperando comercial y culturalmente bajo las dinastías de los Omeyas, que gobernaban desde Damasco, y los Abbasíes, que gobernaron desde Bagdad. Se construyeron mezquitas y otros edificios islámicos en la ciudad.
  • Durante las Cruzadas y el dominio mameluco, la importancia de Ammán disminuyó y la ciudad de Karak tomó su lugar. En el siglo XV, Ammán estaba en ruinas. Fue en 1878, con la llegada del Imperio Otomano, que la ciudad experimentó cierta revitalización.
  • Después de la Primera Guerra Mundial, Ammán se incorporó al Mandato Británico de Transjordania y en 1921 fue declarada la capital de Jordania debido a su ubicación estratégica. Tras Jordania obtener su independencia en 1946, Ammán se convirtió en la capital del Reino Hachemita de Jordania, experimentando un rápido crecimiento y desarrollo, consolidándose como el centro político, cultural y económico del país.

¿Cómo visitar la Ciudadela de Ammán? | Ubicación, precios y horarios

La Ciudadela de Ammán se encuentra en la colina Jabal al-Qal’a, la más alta de las siete que originalmente conformaban Ammán.

Se puede subir andando, aunque puede que se te haga un poco pesado, ya que la colina Jabal al-Qal’a se eleva 850 metros sobre el nivel del mar. Si no tienes ganas de subir desde el centro caminando, puedes usar la aplicación Careem y que un conductor te lleve hasta La Ciudadela. Se tardan cinco minutos y el recorrido cuesta entre 3 y 4 JOD.

Si has alquilado un coche y subes con él, podrás aparcar en el parking que hay justo en la entrada.

La entrada está incluida en el Jordan Pass. Si no cuentas con él, tendrás que pagar 3 JOD. Con ella, podrás visitar todo el complejo y el Museo Arqueológico de Jordania.

Ten en cuenta el horario. La Ciudadela de Ammán está abierta de 8:00h a 19:00h de sábado a jueves. En invierno, cierra a las 16.00h y los viernes de todo el año solo abre de 10:00h a 16:00h.

9 puntos de interés qué ver en la Ciudadela de Ammán

La Ciudadela es prácticamente un museo al aire libre. En ella, podrás encontrar muchísimos puntos de interés. De hecho, es el punto más visitado de la capital de Jordania y posiblemente el que más valor histórico y cultural tenga.

Es un complejo arqueológico con miles y miles de años de antigüedad. Así que sus ruinas te permitirán hacer un recorrido por la historia de Ammán y todo lo que ocurrió en esta colina.

¡Y ahora sí! Empezamos nuestro paseo histórico por la Ciudadela de Ammán punto por punto.

El palacio amonita

Como te contaba, los amonitas estuvieron en la Ciudadela de Ammán. En ese momento, la ciudad recibía el nombre de Rabat Amón. Como evidencia de esto, en la Ciudadela de Ammán encontrarás un palacio amonita del 800 a.C. Este tiene unos grandes muros que rodeaban el patio principal.

Ruinas del palacio amonita de la Ciudadela de Ammán. En la imagen se ven ruinas de piedra en primer plano. Al fondo, se ven casas sobre una colina.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Ruinas del palacio amonita

El templo de Hércules, el monumento más famoso que ver en la Ciudadela de Ammán

El templo de Hércules es el monumento más destacado y famoso de la Ciudadela de Ammán. Es también conocido como el “Gran Templo de Ammán” y se trata de un templo romano del siglo II a.C., construido bajo el imperio de Marco Aurelio y el gobierno de Geminius Marcianos en la Provincia de Arabia. De este templo, únicamente quedan algunas columnas con capiteles corintios y un amplio podio de piedra.

Imagen del Templo de Hércules. En la fotografía aparecen las ruinas del monumento. Se ven columnas corintias y una base de piedra.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Templo de Hércules

Se cree que está dedicado a Hércules porque, justo detrás de la gran estructura, se encontraron los restos de una mano y de un codo de mármol de un tamaño monumental, que debieron pertenecer a una estatua completa de este héroe giego. Por el tamaño de estos fragmentos encontrados, se cree que la estatua era colosal y que debió medir 13 metros de altura.

Imagen del Templo de Hércules, uno de los puntos que ver en Ammán. En esta imagen aparecen varias columnas con capiteles corintios. En primer plano, aparece una mano de piedra muy grande. Alrededor del templo, hay ruinas.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Mano de Hércules

El palacio, las residencias y la cisterna omeya

También en la Ciudadela, podrás ver el palacio omeya, el edificio mejor conservado del recinto, pese a haber pasado por un terremoto en el año 749 d.C. Es realmente bonito. Su cúpula azul le da un toque precioso al edificio, aunque es una reconstrucción del edificio original.

Se estima que fue construido entre el 720 y el 730 d.C como palacio para la realeza árabe omeya, cuando el islam ya estaba instaurado en Ammán.

Imagen del palacio Omeya de la Ciudadela de Ammán. Es un edificio de piedra con una cúpula azul. Delante hay un patio de tierra muy grande. Algunos turistas están entrando al edificio. Al fondo se ven casas y la bandera de Ammán.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Palacio omeya

Pese a que la cúpula azul que hoy vemos es una reconstrucción, la parte baja de las ventanas muestran que la sala central del palacio omeya también estaba techada.

Cúpula de madera.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Cúpula del palacio omeya

El palacio es parte de un complejo amplio, que contaba con otras construcciones. De hecho, en la Ciudadela podrás ver los restos de la mezquita omeya, la residencia omeya y la cisterna omeya. Justo detrás del palacio, podrás ver varias estructuras habitacionales excavadas. Se trata de unidades residenciales omeyas, donde vivían los empleados del gobierno.

Unidades residenciales de la Ciudadela de Ammán. Se trata de unas ruinas de piedra alrededor del palacio.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Residencias omeyas

También verás una gran cisterna de piedra. Con 17,5 metros de diámetro y 6 de profundidad, proveía de agua a la Ciudadela y a otras áreas de Ammán. Esta cisterna omeya era capaz de recolectar casi 1400 m³ de agua a través de sus canales.

Cisterna Omeya de la Ciudadela de Ammán. En la imagen se ve una construcción de piedra circular profunda con unas escaleras.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Cisterna omeya

La mezquita omeya

En la Ciudadela también podrás ver lo que queda de la mezquita omeya. Se encuentra al sur del palacio omeya y únicamente se conserva su entrada, que es preciosa, y la base con seis columnas.

Mezquita Omeya de la Ciudadela de Ammán.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Mezquita omeya

Los omeyas de la Ciudadela de Ammán también agregaron el Mihrab al diseño. En el centro del muro, se puede ver un nicho cóncavo dentro de un marco rectangular. Este nicho indica la dirección de la Kaaba (construcción más sagrada del islam) en La Meca, es decir, donde debe dirigirse la oración en el islam.

La Via Columnata

Cerca de la mezquita omeya, encontrarás otro de los puntos que ver en la Ciudadela de Ammán: la Vía Columnata. Se trata de una calle rodeada de restos de columnas que conecta la sala de entrada del palacio omeya con otras zonas de la Ciudadela.

Vía Columnata de Ammán. En la imagen, se ve una especie de paseo de piedra con columnas bajas a los laterales.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Via Columnata

La cueva del Neolítico

Y ahora dejamos los omeyas a un lado y hacemos un súper viaje en el tiempo muy muy atrás. Nos vamos a la Edad de Bronce para ubicar la cueva de la Ciudadela, que data del 2250 a.C. En esa caverna, arqueólogos descubrieron tumbas talladas sobre la roca. Hoy, tendrás que conformarte con verla desde fuera, ya que han puesto rejas para protegerla del desgaste del turismo.

La iglesia bizantina

Por otro lado, también tienes los restos de una iglesia bizantina en el mismo complejo que deja constancia del paso del Imperio Bizantino por Ammán. Únicamente quedan en pie los cimientos y la base de algunas columnas, pero esta iglesia tuvo estructura de basílica con nave central y dos laterales. También contaba con un ábside semicircular separado por un muro del resto de la iglesia. Se cree que el material de construcción fue tomado del Templo de Hércules.

Iglesia Bizantina de la Ciudadela de Ammán. En la imagen aparecen varias columnas y ruinas de piedra. Hay mucha hierba alrededor. Al fondo se ve la bandera de Jordania.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Iglesia bizantina

El Museo Arqueológico de Jordania

Otro de los puntos que no puedes perderte en la Ciudadela es el Museo Arqueológico de Jordania, que también entra con el Jordan Pass o con la entrada a la Ciudadela. Está justo al lado de la mano gigante de Hércules.

El edificio del Museo Arqueológico no es tan antiguo como el resto. Es del año 1951. Su interior cuenta con colecciones de objetos encontrados en distintas excavaciones, que van desde el Neolítico hasta la Edad Media. Entre ellos, podrás ver utensilios de la vida diaria, herramientas, joyas, monedas…

Imagen del Museo Arqueológico de Jordania. En ella se ve el edificio de piedra con un cartel azul. Hay unas escaleras que dan a la entrada. Tiene la bandera de Jordania encima.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Museo Arqueológico de Jordania

Además, en él se encuentran los manuscritos del Mar Muerto, que datan del siglo III a.C. hasta el siglo I d.C. Se trata de una colección de textos antiguos que fueron descubiertos en las décadas de 1940 y 1950 en la región que rodea el Mar Muerto. Estos manuscritos son de gran importancia histórica y religiosa, ya que incluyen textos bíblicos, comentarios, himnos, rezos… La mayoría de ellos se encuentran escritos en hebreo antiguo, aunque también hay algunos en arameo, griego y nabateo.

El mirador al Teatro Romano, el punto estrella que ver en la Ciudadela de Ammán

Además de ser un pozo sin fondo de historia, la Ciudadela tiene las mejores vistas de Ammán. Justo en la entrada, hay un mirador desde donde se pueden ver unas vistas impresionantes al centro de Ammán con el Teatro Romano de fondo. Son bastante espectaculares.

Por aquí te dejo la foto tan chula que nos hicimos mi amiga y yo 👇

Dos mujeres mirando las vistas de Ammán desde la Ciudadela de Ammán. En la imagen aparecen muchas casas sobre una colina. A lo lejos, se puede ver el teatro romano, un edificio semicircular con gradas.
Qué ver en la Ciudadela de Ammán: Vistas a la ciudad

Y esto es todo lo que puedo contarte sobre qué ver en la Ciudadela de Ammán. ¡Espero que te animes a visitarla y disfrutes mucho del recorrido!

Categorías: AsiaJordania

Iria

¡Hola! Mi nombre es Iria y soy de Barcelona. Soy periodista y hace unos seis años descubrí el placer de viajar. Desde entonces no he parado quieta. Lo hago siempre que puedo. Hace seis años que el marketing digital es mi sector profesional. Pero, sin duda alguna, la parte que más me gusta de mi trabajo es la creación de contenidos porque me encanta escribir, informarme, comunicar, estructurar artículos, ilustrarlos con fotografías y un largo etcétera. ¡Espero que mis artículos te sean de ayuda!

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *